De aquí a la cárcel

El título no podía ser de otra forma. A nadie, nada más que a nosotros, se le ocurre ir a una fiesta de quinceañeros para recaudar dinero para una excursión (o algo parecido).

Todo empezó porque Isra y José conocían a los integrantes de Los Extraterrestres, grupo rockero juvenil al estilo Extremoduro (por nombrar otro de la tierra) y nos presentamos en el instituto abarrotado de críos (hay que joderse que podíamos ser padre de la mitad) para ver el espectáculo. Hubo bailes, imitaciones y regalos. Lo mejor, sin duda, el buen rato que pasamos y las camisetas que llevaron mis acompañantes. Diseño by ISRAel, de color verde marciano con las letras en negro donde se podía leer por delante Extreterrestres y por detrás Las repetidoras pa nosotros.

Hay que hacer una mención especial en honor a Raquel por su particular baile y al baterista que se puso la camiseta de José cuando se la lanzó en mitad del concierto cual braga en una corrida de Jesulín.

Obviamente, desde que nosotros disfrutábamos de su edad hasta ahora, las cosas (por no decir los chavales) han cambiado muchísimo. Lo dejaremos en que a nuestro favor llevábamos al abogado a cuestas (por lo que pudiera pasar).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s