Por el amor de dios

Hace ya muchos años que llevo tocando la guitarra. Por desgracia, últimamente sólo la cojo para quitarle el polvo o cuando realmente me siento motivado (pocas veces, la verdad). La canción de Steve Vai, For the love of God, es uno de esos retos que tengo postergados en el tiempo y que de nuevo me revuelve el estómago para incitarme a aprenderla. Es quizás la canción instrumental que más me ha gustado y que más me ha erizado el vello de todas las que he escuchado. Posee desde mi punto de vista una de las cosas más olvidadas en muchos músicos virtuosos: el sentimiento y la sensación que trasmite al que la escucha. Es demasiado hermosa como para disfrutarla una única vez y cada vez que me invade, me vuelvo más adicto a ella.

Además, gracias a las nuevas tecnologías, conseguí el vídeo de la canción y mi sorpresa fue que el conjunto de música e imagen era aún más poderoso de lo que podía imaginar. Es un contraste y una reflexión de los logros y las barbaridades de la humanidad a lo largo de la historia: aquellas personas influyentes que lucharon por sus semejantes, por la vida, el arte, la cultura,…, y en la antípoda, la muerte, la guerra, la destrucción,… Pasan los años y todo sigue igual.

Lo mejor del vídeo quizás sea la reflexión final, que resume lo que muchos aún pensamos y seguiremos pensando durante mucho tiempo: Podemos ser humanos… Pero todavía somos animales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s