Libertad de información y de expresión

Como extremeño, me he hecho eco estos días de noticias como:

En realidad me da igual todo este tema. Queda patente que estamos ante un claro ejemplo de subnormalidad por parte de todos: actuaciones pueriles, lloros, quejas, pataleos, “vamos a ponernos a la misma altura”,… Cada uno que haga lo que crea oportuno y diga las sandeces y verdades que estime mientras sea desde el respeto.

Sin embargo, me resulta más interesante un tema que ha quedado relegado a un segundo plano. La foto originaria utilizada en el polémico cartel. Gracias a la entrada de un amigo, pude llegar hasta el autor: Mauricio Laya. Parece por los comentarios en la foto, que está concienciado con la problemática de la pobreza en el mundo, ya que pretende dejar huella con sus fotografías inmortalizando las realidades sociales de zonas no tan afortunadas como las nuestras.

Suñé hizo uso de la foto sin importarle la licencia de autor con lo cual incurrío en un delito contra la propiedad intelectual (no lo sé a ciencia cierta, pero dudo que Mauricio le diera permiso para este caso e incluso entre los comentarios en Flickr, se le indica del plagio). Algunos pensarán que esto es lo de menos con todo el revuelo que ha habido. Sinceramente, a mí me preocupa más que se use una foto con niños pobres en un cartel con ánimos políticos que el insulto a mi calidad de extremeño. Y ya que también está de moda salvaguardar la propiedad intelectual, espero que se tomen las medidas oportunas contra él, junto con las que ya se han tomado.

Pero también me interesa saber hasta qué punto se pueden hacer fotos de niños para mostrar ciertas realidades. Los niños también tienen derechos y difundir fotos de ellos sin pedirles permiso, también es delito, aunque sea para hacer el bien o ayudar, pese a lo irónico que suena (no quiero que se entienda como una crítica directa a Mauricio, no voy por ahí).

Parece que estamos en una cadena de delitos, donde lo que más importancia cobra es lo de siempre.

Anuncios

Un comentario en “Libertad de información y de expresión

  1. Mmmm menores… Fiscalía podría incluso actuar de oficio, identificando antes a los mismos menores para defender su imagen y su derecho a la intimidad (algo que no sería muy difícil si se consultase al autor de la foto, supongo), aunque entonces habría que preguntarse también si el autor de la foto tuvo el correspondiente permiso paterno para tomarla. Lo que tiene lógica es que casi con toda seguridad, que nosotros sepamos, ese permiso estaba destinado a utilizar la imagen con los fines artísticos del autor y no con fines políticos y partidistas, digo yo…
    Pero JLJ se olvida también de otro detalle: la utilización también sin autorización (m ejuego el cuello) de los logos de Amnistía Internacional, del Gobierno de España y de la Bandera Institucional extremeña.
    En este caso, aparte de la correspondiente acción judicial por parte del autor por utilizar una foto de su propiedad sin consentimiento, deberían caerle unas cuentas querellas por parte de cada una de estas instituciones.
    Así, el próximo se pensará mucho más la siguiente estupidez que se le ocurra antes de llevarla a cabo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s