Hasta siempre Pachi

Hacía mucho tiempo que no tenía el pecho tan oprimido como esta tarde, ni las lágrimas apunto de caer. Volver a ver tantas caras conocidas, muchas añoradas y siempre recordadas, todos unidos para despedirnos de un ser muy querido: Pachi. Cuando supe la noticia, la primera sensación fue de incredulidad. Pacífico era de esas personas que uno cree que vivirán para siempre, que escapará a las leyes de la naturaleza. En realidad, lo hará ya que se ganó un hueco en muchos de nuestros corazones.

Guardo sus enseñanzas, recuerdo sus expresiones, sus risas, sus trampas,… Siempre me sorprendió más por la forma de hacer las cosas que por el hecho de hacerlas. Nunca vi a nadie tan entregado (siempre presumía de que sus días valían por dos y que tenía cientos de años cuando yo apenas tenía trece), con tanta fuerza en sus críticas contra las injusticias o contra sus propios hermanos. Pero siempre era desde un amor generoso, con ánimo de perdón, desde la humildad.

Éstas son líneas que surgen fluidamente, pero pesan porque implican un adiós. Los humanos somos así de sentidos en estos casos. En vida disfrutamos con él todo lo que pudimos y ahora que no está presente físicamente, lo añoramos aun sabiendo que está donde debe y donde siempre quiso estar.

Hoy le canté en silencio, sin mi vieja guitarra, alejado de compañeros de angelus pasados, con el corazón y desde el corazón.

Hasta siempre, mi amigo, mi hermano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s