La terna de oro en Tenerife (segunda parte)

Día 22 de agosto de 2008

El día empezó con Isra y José haciendo una escapada al cíber mientras un servidor se dedicaba a reponer fuerzas con unos batidos de chocolate y vainilla y algo de bollería. Sobre el medio día nos fuimos a visitar a Jesús para decirle que nos iríamos al “Zig Zag” a empezar con las cañas y prepararnos mentalmente para el partidazo: España-Lituania. Previamente, hicimos un barrido visual de las cercanías para ver si había algo interesante. La suerte estaba de nuestra parte cuando se unió una joven rubia muy guapa y también simpática que por desgracia iba con el novio surfero y con el equipo contrario. Unos saludos de rigor, deseándole suerte para el partido (con los dedos cruzados) y al ritmo de los bocatas, las papas y la cerveza, disfrutamos del evento. Las amigas de Jesús se unieron más tarde pese a que no les interesaba tanto la fiesta como a nosotros.

Como el resultado no decepcionó y ya los corazones habían vuelto a su estado normal, decidimos ir a celebrarlo con unos barraquito y helados a “Café y Pan”. Todo no podía ser bueno y la invitación a la camarera para venirse de fiesta por la noche acabó con una frase de resignación: “¡A dónde voy a ir con una hija pequeña y el marido a esas horas!” Si no se intenta, no se puede conseguir…

Para levantar el ánimo, nos fuimos de compras como jovencitas locas a “Kualalumpur”, donde las risas brotaron con camisetas imposibles en cuerpos peludos. Isra y yo nos cuestionamos por un momento la malicia de nuestras palabras, pero lo que teníamos delante nos confirmaba que aún estábamos en una fase demasiado suave. Al final una camiseta para mí, un par de calzonas para Isra y José sin nada (mejor, porque la camiseta que osó probarse, no tenía precio).

La playa nos volvió a reunir con Jesús y su toalla de 10000 pesetas. A José y a mí nos dio por posar para encontrar un ganador al concurso de barrigas (creo que no hace falta decir cómo acabó). Al rato Isra se fue a tomar un café con las amistades isleñas mientras José y Jesús dormían, uno por cansancio acumulado y otro por marmota gigante. Como yo estaba aburrido, me fui a bañar y de paso buscar a Nemo, pero después de pegar unas voces y ver que la gente me miraba raro, desistí. Al final parece ser que lo que miraban era un barco que tenía una fiesta montada en alta mar. Con todo el barullo, José decidió comprobar si el pato suicida sabía nadar y para nuestra suerte, el pequeño se defendía bien pese a que le pasó factura a su garganta y se quedó afónico.

Más tarde, dos jóvenes madrileñas, Bea y Laura, se acercaron para preguntarme por el partido. Eran unas chicas muy simpáticas que terminaron por llamar la atención del bello durmiente y el sireno varado. Jesús, haciendo gala de su don de gentes, quedó con ellas a las 2 am en el Punta Cana. Más de uno se frotó las manos…

Como andábamos falto de provisiones, decidimos ir a reponer al Mercadona: 3 botellas de ron, refrescos y algo de bollería (¡quién necesita más!). A Jesús le tocó hacerle la compra a su madre y nos pidió que le ayudáramos a llevarla y cual caballeros, no dudamos ni un segundo. Pasamos a recoger a Isra, invitamos a un par de chicas más al Punta Cana después de cantarles nuestra famosa canción y a dejar la compra de Jesús, el chico salado e inteligente del grupo que se calló como un zorro el problemilla del ascensor. Simplemente no había, con lo que tuvimos que subir cargados 3 pisos con muchos litros de leche, agua y demás artículos pesados…

Cenamos y nos tomamos unas copas a la par que veíamos un programa sobre el síndrome de Tourette que nos hizo pasar un buen rato antes de partir de bares. La primera parada la hicimos en “La camella” donde nos echamos varias partidas de futbolín y después directos al “Punta Cana” para ir a reencontrarnos con las chicas con las que habíamos quedado previamente.

José se sentía cómodo y quiso usar el truco del cigarro y el fuego para abrir conversación pero no se percató de que en el bar no fumaban muchas mujeres, por lo que decidió cambiar de táctica y pasó a usar su encanto personal. No empezó mal la cosa porque conoció a un par de holandesas que más tarde me presentaría. Mientras tanto, Isra y Jesús cubrían a las chicas de la tarde. Unos bailecitos muy pegado a dúo y a veces en modo cuarteto o sandwich (juro que no lo pienso repetir) para llevarnos a casa tan sólo un calentón. Sobre todo José, que luchó hasta el final estoicamente y por lo que yo le aplaudo. Yo preferí parar mucho antes después de ver que no nos entendíamos muy bien y que las bromitas no allanaban el terreno (parece que el humor español es muy complejo…). Sobre las 5 am decidimos ir a dar una vuelta por la discoteca “Magic”. Como no pudimos entrar, dimos media vuelta y nos fuimos a dormir.

Las frases del día fueron:

Conversación en Kualalumpur:

  • Javi: José, ¿quieres que te enseñe a bailar bachata? (mientras sonaba dicha música).
  • José: ¿Tú crees que me interesa aprender eso? (mientras se probaba la camiseta imposible).
  • Javi: Con ese cuerpo, deberías.

En boca de casi todos:

  • A las 2 am en el Punta Cana. (En menos de 2 horas invitamos a 6 tías).
Anuncios

3 comentarios en “La terna de oro en Tenerife (segunda parte)

  1. Bastante fidedigno. Lo de las holandesas era para pegaros por exaltación del mal gusto. Y las madrileñas, ¿simpáticas? Yo sólo las saludé, que ni las conocía… creo que Jesús anduvo hablando algo más con ellas, pero mi memoria no me deja acordarme. Es bestial comprobar cómo te acuerdas hasta de lo que vimos en el televisor (muy recomendable).
    Por cierto, deberías meter la foto de Jose con la camiseta. Y, cuando llegue el momento, su video de marsupial.
    Abrazos.

  2. Cabrones…
    La camiseta… venga, vale, me quedaba como el culo.
    El gusto por las holandesas… a por la que yo iba no estaba mal y no veas cómo se movía la bixa. Sí que me fui caliente pa casa, sí, y cabreado, porque al principio parecía cuajar, pero…
    Por lo demás, nada que comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s