La terna de oro en Tenerife (cuarta parte)

Día 24 de Agosto de 2008

Eran las 7 am cuando llegamos al piso. Encendimos la televisión y nos acomodamos. Aunque estábamos cansados y algunos aún un poco ebrios después de muchas horas de fiesta y otras tantas sin dormir, sacamos fuerzas de alcoholemia para apoyar a la selección en la final “España-EEUU”. Debo reconocer que yo era el menos entusiasta pero mis compañeros me contagiaron y entre todos esperábamos expectantes el comienzo del partido. Los corazones se alteraban y los nervios no se disipaban en ningún momento. Nadie atendía a los batidos ni a la bollería de la mesa.

Comenzó el partido y entre subidas de tono, algo de mala leche ante ciertas situaciones y alguna cabezada de un servidor, el tiempo corría con un marcador bastante ajustado. Carlos, el hermano de Jesús, se unió en los últimos 15 minutos. Al final no hubo suerte y nos llevamos la plata (ver contra crónica aquí), quedándonos con un sentimiento agridulce, después de haber visto un espectáculo con mayúsculas por parte de nuestra selección y un resultado no acorde a lo merecido.

10 am. Tocaba soñar con los angelitos y reposar cuerpo y mente de tantas emociones, al menos unas horas, ya que a las 2 pm teníamos una paella encargada para comer con las sevillanas de la noche anterior en El Médano. Lo mejor fue sin duda alguna la forma de limar asperezas de José, con lo que se creó un clima agradable en la mesa y charlas divertidas.

Por desgracia, echamos de menos a la amiga cubana, que en gran medida había sido una de las motivaciones principales a la hora de preparar el encuentro gastronómico. Después del café de turno, pusimos rumbo a la playa de La Tejita, a petición de las niñas. Como curiosidad, encontramos unos asientos con pedales en mitad del paseo (que según me han dicho también existen en mi ciudad) para que la gente se siente y reactive su circulación mirando al mar.

A mitad de camino, decidimos irnos a la playa de Las Vistas ya que el tiempo estaba bastante rebelde (algo típico en esa zona) y sólo era apropiado para deportes tipo “windsurf” o “kitesurf“. De hecho, mi gorra se voló y acabó en manos de una joven bastante guapa, mientras al fondo se escuchaba: “lo ha hecho para ligar”.

Una vez asentados en Los Cristianos, se unió Alexis con la pelota para tomarnos un rato de cachondeo y puesta en forma hasta que vino a buscarnos Jesús y nos llevó de vuelta a nuestro dulce hogar.

Por la noche tocaba cena con el otro grupo de amigos de Isra en el “Hollywood” (o algo así): nachos, pasta, cervezas,… La velada trascurrió sin sobresaltos, hablando tranquilamente de todo un poco y contando algunas de las anécdotas de nuestros días en las islas. Casi al final, se unió Ana Belén, con su sorprendente desparpajo y con la que decidimos ir a jugar unos futbolines ya que el resto del personal trabajaba al día siguiente.

Entre brindis, abrazos y fotos, sin darnos cuentas, acabamos inmersos en un festival del humor a cargo del repertorio de chistes malos de Ana Belén y José. La verdad es que alguno se salvó de la quema gracias a que a esas horas casi toda frase cercana al humor era admisible.

La noche acabó (por desgracia para alguno) entre chispas en el ambiente que quedaron en un intento de acercamiento.

La conversación destacada del día:

  • Las gentes de aquí tienen que estar acostumbradas a esto ¿no? (refiriéndose a que los oídos se taponaban habitualmente).
  • ¿Acaso crees que son robots?
Anuncios

5 comentarios en “La terna de oro en Tenerife (cuarta parte)

  1. Mmmm buen momento el de futbolín… y preciosa, inteligente y simpática Ana Belén (algo difícil de ver todo junten una misma mujer hoy en día), menos mal que es de Granaína y no Sevillana, jajaja.
    ¿Cómo se llama la madre del topo? La Topota madre.

  2. Yoe, que bien te quedaste con ganas de conocer mejor a Anita, bribón.
    Javi, está bien que hayas “solapado” las voces y gritos que algunos nos marcamos durante el partido, pues -aunque ni me arrepiento ni me arrepentiré nunca- reconozco que me (o nos) pongo nervioso cuando juega la selección española de baloncesto.
    ¿Tan soso fue el día? Las chiquillas sí, por cierto…
    Bueno, menos mal que nos rescató el futbolín y la cerveza (entiéndase en plural) nocturna.
    Lo mejor de la noche, sin duda, ver a Yoe poniéndole ojitos a AnaBé. ¡Jojojó!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s