Ojos de desconfianza

Mi viejo amigo. Veo el miedo en tu cara, tus ojos de desconfianza. Para ti soy tan sólo un joven lleno de odio al que dejaste en herencia un mundo de papel que se deshace lentamente. Piensas que cargaré contra ti para apaciguar mi ira.

Bien sabes que sólo intento sobrevivir. Crees que soy una hiena, intentando llevarme a la boca algún pedazo de carne a toda costa. En realidad, me incitan a ello todos los días. Hoy estoy calmado. Mañana cúbrete las espaldas: puedes ser mi siguiente víctima.

Anuncios

Un comentario en “Ojos de desconfianza

  1. ¡Vaya, qué sorpresa!
    El autor se pone AGRESIVO.

    ¡Limpiémonos nuestros demonios sacándolos a la luz, que es muy sano!

    Pero no mates a nadie, ¡eh!

    “si me levanto encabronao… y me ves sonreeír, ahora todos a sufrir (pampám, pampán!), que diría Iniesta de EXTREMODURO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s