Relax en Granada (2ª parte)

27 de Noviembre de 2008

Nos levantamos entre un mar de resaca que decidimos matar con un buen desayuno en el bar “Minotauro”. Allí me di cuenta de que los andaluces, por lo general, son un poquito exagerados porque al pedirle las tostadas y preguntarle cómo eran de grandes, cuando llegaron a la mesa, mi cara se transformó en la de un tipo entre extrañado y cabreado: era la mitad de grande de lo que me había dado a enteder con la separación de sus manos (al menos el café hizo su trabajo y apacigüó mi ira).

Teníamos todo el día por delante. Con calma dimos una vuelta por los alrededores, la zona más externa del Albaicín, la cuesta de Gomérez para ver tiendas y por la zona del Realejo. Me sorprendió la actitud de la gente, tan cercana y amable, la figura de la estrella de David hecha con marros en el suelo de una calle empedrada muy estrecha y una cara de grandes ojos pintada en una fachada.

Encontramos una tetería con muy buena pinta en la que tomamos un té de naranja y miel y un zumo de naranja y piña natural triturada (riquísimo). Además, nos regaló una postal del local a cada uno con nuestros nombres en árabe: un detalle curioso, sin duda. De ahí a buscar un sitio para comer y como aún no teníamos el estómago capaz de digerir una hilada de cervezas y tapas, preferimos optar por un menú en un bar de aires familiares. La comida casera del local y la posterior siesta de hora y pico nos devolvió la vida.

Por la tarde fuimos a los baños árabes Hamman, donde estuvimos inmersos un par de horas en un ambiente muy relajante con sesión doble de masaje. Fue todo un acierto.

Como habíamos vuelto a abrir el apetito, nos dirijimos a por unos kebabs y seguidamente a buscar una tetería en la calle Gracia donde había un concierto con músicas del mundo. Anduvimos durante más de una hora, dando vueltas de un lado para otro, y cuando estábamos a punto de desistir, la encontramos gracias al maravilloso sonido y los cánticos de un público entregado. Llegamos tarde pensando que quedaría poco pero al final nos fuimos cuando el sueño apretaba, entre aplausos y vítores y con la sensación de un gran día a nuestras espaldas.

Anuncios

2 comentarios en “Relax en Granada (2ª parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s