Rabia

Siento rabia por la rabia de los últimos años. Rabia por absurda e innecesaria.

Al menos fue sentirse vivo, cabreado pero vivo. Reteniendo la mala hostia con el corazón disparado y con bocanadas de aire largas y contenidas.

Echo la vista atrás y sigo sintiendo la rabia.

Ya no tanto por mí, pero por mí porque hay heridas que si no se cierran se enquistan en la sombra.

Olvidar es a veces más práctico que sabio, pero solo si eres capaz de olvidar como si nunca antes hubiera ocurrido.

Ya siento menos rabia, mucha menos pero aún demasiada para lo que debería.

Es rabia por injusticia, por absurda, por innecesaria, y, sobre todo, porque, en muchos casos, fue inconsciente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s