Picturámica

Dicen que Cáceres ha perdido mucha vida desde que era un jovenzuelo que disfrutaba del botellón en la plaza. Ahora, más ocupado que nunca, se me ha ocurrido compartir una pequeña afición surgida en los últimos años y así contribuir  a mantener el encanto de esta gran ciudad.

Siempre me ha gustado ver exposiciones de fotografía en los bares y mis amigos del María Mandiles me han cedido sus paredes para mostrar algunas fotos de mis viajes. Sigue leyendo

Anuncios

Déjame entrar

Déjame entrar es una película que ha pasado sin pena ni gloria por los cines de España, en favor de la típica basura para todos los públicos (salvo alguna excepción posiblemente). No recuerdo dónde vi el tráiler pero cuando éste terminó, sabía que la vería en cuanto me hiciese de ella y que me gustaría. No me equivoqué.

Anoche, mientras cenaba un kebab mixto, la puse en la televisión y desde el primer minuto me mantuve atento. Se inicia con un chico de 12 años que sufre acoso en el colegio y la llegada de una extraña niña de su misma edad que se convierte en su vecina. A partir de este momento, la belleza visual unida al minimalismo y la sencillez de sus diálogos y su música, dan lugar a casi 2 horas de buen cine. Es el típico ejemplo de buen cine que no requiere de excesivos artificios para contar la historia en cuestión.

Sigue leyendo

Death note

Curiosamente tenía un gran abanico de series de todo tipo por ver, pero llegó a mis oídos death note, serie manga de tinte sobrenatural y suspense. Con un argumento simple en sus inicios se desarrolla una trama muy interesante: un libro que tiene el poder de matar con sólo escribir el nombre de una persona y conociendo el rostro de ésta (junto con pequeñas condiciones anexas que no mencionaré aquí).

El manga me suele gustar y que tuviera capítulos cortos también me atraía por si no me enganchaba desde el principio y decidía dejar de verlos (así no me martirizaría por haber perdido mucho tiempo).

El resultado final ha sido muy grato. Los personajes quedan muy bien definidos casi desde el principio y según avanza la trama, las encrucijadas forjan más sus caracteres entre la desesperación y el esfuerzo personal que muchas veces les lleva a jugarse sus propias vidas por el bien de la investigación.

Sigue leyendo

Fica (y otras reflexiones sobre cine)

Ayer 14 de julio, mis amigos me convencieron para ir a Villanueva de la Serena a ver un concierto de Christina Rosenvinge. Curiosamente, el ambiente que nos encontramos fue algo muy distinto al que nos esperábamos. ¿Por qué? Mejor sigan leyendo.

Ante nuestros ojos estábamos ante el FICA09: festival internacional de creación audiovisual. Nos sorprendimos porque no habíamos oído hablar de él previamente. Además, después de haber hecho unos kilómetros a ciegas por desconocer si las entradas para el concierto se compraban allí y dónde sería, para entrar al festival necesitábamos invitación (no nos valió pedir que nos invitaran para sentirnos invitados). El concierto era en el mismo lugar.

Al final, después de marear la perdiz, conseguimos entrar. Nos sentamos, se alzó el telón y, con una luz intimista, unas notas de piano junto a la voz de Christina abrieron el festival. ¡Genial!

Sigue leyendo

Sábado de Womad’09

El sábado de Womad amanecí bastante temprano. El motivo: la fiesta de los gorros y los sombreros. Una fiesta rescatada por un amigo entre loco y original que servía como excusa para que todos nos reuniésemos, celebrásemos su cumpleaños y disfrutáramos y recordáramos el día como uno especial.

Comenzamos en el bar Salas, bar mítico donde los haya en la cultura de las tapas cacereña, sobre la 13:30 con unos pequeños nubarrones que pretendían competir con nuestro poderío. Llegué de los últimos y nada más ver las caras y las indumentarias sabía que no sería capaz de imaginar lo que se avecinaba.

“Trae un par de litros más y un par de vasos”. ¡Un sitio libre! Cogedlo que voy a por el coche, exclamó Chino. La originalidad nos sobra, pensó otro. Cogió la silla y la cerveza y cruzó la calle para reservar el aparcamiento hasta que llegara el chico y su bólido.

Sigue leyendo