Extraño

Qué extraño es todo cuando aquello que diariamente te acompañaba, desaparece. Los días cada vez se hacen más cortos y sólo hay ganas de tumbarse a descansar, mirando con anhelo todo lo que antes te empujaba a moverte. Un mero paso hacia el óxido del cuerpo te sume en un ciclo de decadencia del que es difícil deshacerse. Necesitamos la vitalidad de nuestros congéneres para arrancar las ganas… Simplemente las ganas…

Unos días por Madrid

No estoy de vacaciones, pero se parece mucho. No puedo hacer nada más que pasear, comer y dormir (una terna maravillosa para más de uno). Estoy totalmente desubicado, intento centrarme pero todo va demasiado rápido en esta ciudad del caos. Seguramente tendrá cosas muy bonitas para ver pero no he sacado tiempo para buscarlas. Lo más interesante es hacer un análisis visual de las personas, sus formas de actuar, deducir sus orígenes y sus vidas. En mi ciudad sería muy complicado encontrarse con una fauna tan variada.

Digo “fauna” porque sin duda esto se parece a una jungla donde la supervivencia es el máximo exponente de lo que algunos intuyen en vida. Orientales, latinos, africanos, … Siempre he pensado que la diversidad es necesaria y enriquecedora. Pero en épocas de crisis, todos sacamos los dientes y nos aferramos a lo que haga falta con tal de salir a delante.

¿Miedo? Siempre a lo desconocido o más bien a las reputaciones adquiridas. Algunos dirán que son merecidas, otros dirán lo contrario. Yo no tendré tiempo de averiguarlo. En pocos días, vuelvo a mi hogar.

Colapso mental

Llevo ya un par de semanas en los que me noto desubicado mentalmente, confuso, bloqueado. El culpable, mi trabajo y mi actitud.

Hace años, mi jefe me dijo algo así: “el trabajo de administrador de sistemas es, diría yo, vocacional, muy sacrificado y está muy poco reconocido o valorado por los que no entienden de estas cosas”. Pese a todo, acepté el desafío ya que este mundillo cada vez me parecía más interesante en cada paso que daba. Es un reto intentar mejorar las cosas que están hechas, mantener las existentes, investigar en el amplio abanico de posibilidades que existen para hacer una misma cosa (también hay partes mecánicas o rutinarias, como en todo).

Pero estoy empezando a notar los efectos de hacer cada vez más mío el trabajo. Me levanto y el instinto me lleva a encender el ordenador, calentar el café e ir directo a la ducha. En ese orden estricto. Con las primeras gotas de agua, empiezo a recopilar en mi cabeza las tareas que quedé pendiente el día anterior y tras el primer sorbo de café, busco soluciones a los problemas que aún tengo en el aire. Durante el trabajo, estoy inmerso en pantallas negras y miles de webs buscando información de lo que toque en ese momento, absorto, ausente, serio, concentrado. Salgo del trabajo y mi cabeza sigue procesando la información leía, dando vueltas a lo que he hecho y que parece que no debo volver a tocar porque ya se ha solucionado (siempre dudo). Llego a casa y descargo el correo (también el del trabajo) y antes de ir a comer, me aseguro de que no ha habido ninguna novedad en los 15 minutos de trayecto en coche (me salvo unas horas de esto cuando me da por comer fuera). Por la tarde, si estoy en casa, me mantengo alerta y reviso el correo (cada vez más de lo necesario). En la noche, cuando me meto en la cama, empiezo a ser feliz de nuevo.

Lo peor de todo, es que creo que me estoy encerrando en mí mismo, me estoy volviendo menos social. Al menos soy consciente de ello. Cuando ya no lo sea, recordádmelo.

Escuchando Hidden track de The Gathering (en bucle infinito)

Accidente Spanair: libertad informativa VS morbo informativo

Siempre he defendido la libertad de expresión desde el respeto. De igual modo, siempre he creído necesario que haya libertad de información a través de los distintos medios. Pero lo que últimamente se está viendo, sobrepasa la seriedad y la ética para convertirse en algo similar a un circo ambulante arbitrado por personas sin criterio ni sentido común.

A raíz del lamentable accidente de avión de hace unas semanas, las cadenas televisivas y algunas revistas y periódicos de este país han dado muestras de haber perdido las formas. Informativos que alardeaban de ser los primeros en ofrecer la noticia, con los últimos datos, con las últimas imágenes, en supuesto directo…; revistas con imágenes únicas…; especiales con hipótesis de todo tipo…

Sigue leyendo