Un día de lluvia

Suena el despertador. Me inclino en la cama. Descorro las cortinas y los cristales aparecen empañados. Abro las ventanas y comienzan a entrar algunas gotas de lluvia despistadas. Con el aire también se cuela ese agradable olor a hierba mojada que tanto me gusta. Respiro profundo varias veces y me mentalizo de que será un gran día.

Una ducha rápida, el desayuno más rápido aún y salgo despedido venciendo la gravedad que me mantiene atado a mi pequeña casita.

Llego al curro y es como cualquier otro día si no fuese porque me mentalicé de que iba a ser un día grande. Mis compañeros son buena gente. Lo sé porque me hacen sentir bien en un día que podría ser de perros. Música de fondo, risas y comentarios picantes, irónicos y algo de mayéutica para resolver los problemas más extraños que el maestro nos plantea.

Y así pasa el tiempo, a una velocidad casi meteórica y cuando vuelves a tu hogar, se queda pequeño porque cargas gustoso con todas las anécdotas del día, con las risas y el aroma a hierba mojada que se coló por la mañana…

Anuncios

Un día extraño (pero hermoso)

En el fondo me encantan los días extraños. Hoy fue uno de ellos sin venir a cuento. Me acordé de alguien mientras no ocurría nada especial para que volviera a mi mente. Añorar de nuevo, después de tanto… Casi olvidado el pasado y de repente, vuelve más fuerte que nunca para sacarte una sonrisa y rompértela a cachitos después, dejándote el regustillo a placer volatilizado. Siempre pensamos que tiempo pasado fue mejor… Quizás sea por falta de optimismo, porque nos gusta ser nuestras propias víctimas de vez en cuando. O quizás tan sólo ocurre en los días que evocamos lo que a fuego se grabó en nuestro corazón o porque cada vez se desvanece todo más rápido y parece que ese fuego ya no será tan poderoso.

Y posiblemente, lo más curioso sea, que en el fondo, da igual si estas líneas hacen que a otra mente regrese lo que llegó esta tarde a la mía. Yo volví a soñar con aquello que dejé atrás porque la vida así lo dispuso y fui feliz por un instante que ahora mismo creo durará hasta que me suma en el sueño que remarque a fuego lento lo que a fuego incandescente un día se marcó…

Song to the siren

Cuando cae la noche y la luna juega a esconderse en el cielo, la vigilia me arrastra hasta vidas pasadas, cabalgando junto a marinos en sus barcos, sumidos en la quietud del mar, iluminados únicamente por farolillos en vaivén constante, esperando un canto de sirena que nos despierte y nos empuje hasta sus brazos una vez más.

Concierto de Judas Priest (y otros)

Podría decir que ya me puedo morir tranquilo. He hecho una de esas cosas que se deben hacer antes de pasar a mejor vida (y no hablo de que te toque la lotería). El domingo viernes 15 de marzo de 2009, fecha que recordaré siempre, asistí al concierto de Testament, Megadeth y Judas Priest. Llegué sobre las 6 a la cubierta de Leganés y no pasaron ni 5 minutos cuando estaba rodeado de gente de la Cripta. Seguidamente llegó Yoe con una mala noticia: el pato suicida voló camino de Almaraz. No parecía posible que no estuviera con nosotros en tal evento. Hubo ansias asesinas hacia Andrés, el susodicho que lo lanzó por la ventanilla de Billy La Bala. En fin…

Las cervezas, como siempre, relajaron el ambiente y nos vinieron bien durante la espera. Sobre las 20:00 entramos en la cubierta y cogimos sitio. La mayoría se quedó abajo, con la tierra y el polvo y Natacha y yo nos subimos a las gradas, con tan mala suerte de que nos pusimos a lado de los únicos pesados y problemáticos de turno (cuando quisimos cambiarnos, era tarde).

Sigue leyendo

Olvidate de mí

Antes de haber visto Olvídate de mí, escribí lo siguiente. Después de verla, decidí compartirlo.

Te admiro porque sigues viva
aun con el paso de los años.

Sigues siendo una niña
clara en emociones, tímida e infantil.

Reluces en tus palabras, en tus gestos,
provocándome en mi más oculta añoranza.

Fui como tú hace tanto tiempo ya…

Y ahora que más te necesito,
soy yo el que camina en sentido opuesto.

Perdido, como la luna en la noche oscura,
queriendo reaparecer de entre las sombras.

Quizás deba aferrarme a lo que fui,
soñar que aún es posible, con o sin ti…