Lanzarote 2009: tercer día

Nos levantamos temprano con la intención de alquilar un coche para poder realizar todos los viajes turísticos. Anduvimos con ojo y con suerte ya que después de dar muchas vueltas, conseguimos un C3 a buen precio.

El tiempo no acompañaba mucho (bastante nublado y con aire fresco) pero nos dirigimos sin miedo a “El mirador del Río“, desde Playa Blanca hasta Teguise por la zona de La Geria. Las vistas eran espectaculares. Echamos de menos los rayos del sol para poder realizar unas fotos más lúcidas, pero aun así, las fotos de la isla La Graciosa fueron buenas. Lo más curioso es que entramos sin pagar pero sin hacerlo conscientemente, ya que Alba tenía que ir al baño y nos incitó a entrar en el bar que hay allí sin saber que formaba parte del mirador y pagar después.

Antes de ir a la Cueva de los Verdes, nos desviamos a comer a Órzola. Pedimos una mariscada y unas papas con un buen vino blanco. Perdimos mucho tiempo allí porque el camarero se olvidó de nosotros y tardaron en sacarnos la comida.

Sigue leyendo

Lanzarote 2009: segundo día.

A media mañana, nos levantaron las pocas ganas de seguir en la cama. Un desayuno rápido y directos a una de las playas de Papagayo (Puerto Muelas). Como íbamos blancos como la leche (excepto Isra y Bea), usamos crema de factor 50 para mantener el color intacto. Personalmente, tenía ganas de fundirme con la naturaleza y encontré en el nudismo la excusa perfecta para hacerlo. Una liberación recomendada. Nada de pudor y mucho menos pensamientos sexuales (¡mierda!). Lo mejor, sin duda, fue ver la versión masculina de “la maja desnuda“: una pose impecable y un parecido asombroso en las curvaturas corporales.

Sobre las 17:00, empujados por una botella de agua escasa y calentita y una sensación pegajosa en la piel, nos dirijimos a comer al Lani’s en el puerto Marina Rubicón: pulpo a la gallega, papas arrugadas con mojo, hamburguesas y pizzas. Nos supo a gloria después de jugar con los peces y los cacahuetes (también llamados maníes por allí).

Sigue leyendo

Lanzarote 2009: primer día.

Salimos a las 10:30 dirección Madrid en un autobús modo glaciar. El camino fue un poco pesado debido al cansancio de una noche de nerviosismo infantil porque se acercaba la hora de partir y por la subnormalidad de algunos pasajeros cuando se enteraron de que íbamos con retraso (por las obras en la carretera).

Una vez llegados a Madrid, salimos de la estación para comer y tuvimos la suerte de encontrar un chino con menú del día bastante asequible en calidad/precio. Recomendado para los que paren por allí.

Tras el refrigerio y dar unas cuantas vueltas porque la línea 6 del metro estaba en obras, pillamos unos autobuses a disposición de los usuarios afectados que nos dejó en nuevos ministerios para volver a entrar en el metro dirección aeropuerto.

Sigue leyendo