Recordando Benicassim

NOTA: se ha preferido omitir por cuestiones de seguridad los nombres de las personas que han dejado escapar algunas de estas barbaridades por su boquita.

Cada uno deja el pabellón alto a su manera.
Está visto que no todos tuvimos la misma suerte…

Si triunfa uno, triunfa el equipo.
Mal de muchos, consuelo de tontos…

Sex or seven.
Haciendo un juego de palabras en un juego con unas guiris que no entendieron (nosotros nos partimos el culo un buen rato).

“Yoporai” borracho.
No sabemos cómo se escribe “yoporai”, que es la forma de decir borracho en japonés.

Jóvenes y borrachos, lo tenéis todo para triunfar.
Haciendo alusión al nuevo significado de las iniciales del FIB: festival de ingleses borrachos.

Me he dado cuenta de que no puedo ir de ligón. He de ser realista: no me como una mierda.
Sin comentarios. Una autocrítica.

Have you tasted spanish meat? No, we are all virgins.
Buscando saber las preferencias de las guiris y si las podíamos satisfacer en caso de negativa.

Estamos a punto de morir de autoempalamiento.
Demasiadas tías tremendas y casi todas en topless.

Los humanos somos como animales, por eso a veces nos gusta enterrar el hueso en agujeros distintos.
En realidad se dijo como apoyo a ser más tolerable con las infidelidades.

Joder con el niño de la cremita.
Algunos dicen que no era la crema lo que gustaba, sino cómo la daba.

Hoy vamos a intentar ir de tranquis. Dejaremos que nos entren ellas.
En un claro cambio de táctica de juego, que dio mejores resultados de lo que esperábamos.

Nosotros somos de la misma escuela. Pero él está en primero, yo en segundo y éste en tercero.
Haciendo alusión a nuestras tripitas.

Estuvimos tres días preocupados por Nemo, pero al final nos dimos cuenta de que no debíamos temer por su vida, porque es un pez con agallas.
En nuestro afán de encontrar a Nemo en el vasto mar.


Anuncios

Conversación mirando cuadros

  • Amigo 1: Veo que estáis aquí haciéndoos los interesantes, para que esas dos tías os vean.
  • Amigo 2: La verdad es que no, pero están buenas.
  • Amigo 1: Joder, a mí me ha mirado la morena. Cuando ven las tías que eres camarero o que tocas la guitarra, se vuelven como locas.
  • Amigo 2: Yo como bien los coños…
  • Amigo 1: Joder qué bruto eres. Para llegar a eso hay que pasar primero por salir, por invitarle a una copa, a cenar, decirle cositas,…
  • Amigo 3: ¡Gilipolleces! Sólo hay que decirle: “déjame que te coma el coño y si te gusta, ya tendremos tiempo para conocernos”.

A golpe de blues

Después de dormir un par de horas para recuperarme físicamente, me levanto con un recopilatorio de Joe Bonamassa a gran volumen. Mi cabeza comienza a dar vueltas con ella subida en la cama, mirándome con ojitos lascivos, saltando y contoneando su delgado cuerpo blanquecino. “Esta música también es perfecta para quitarte la ropa lentamente”, le digo mientras me toco las pelotas. ¡Joder! cómo añoro el sonido de la aguja rasgando el disco de vinilo para estos casos. El sonido es mucho más erótico.

Si no te desnudas al son de los riffs de esta guitarra, subiré yo mismo y te arrancaré la ropa a mordiscos. Hoy me siento como Mickey Rourke en 9 semanas y media, ese canalla atractivo cargado de la suficiente tensión sexual como para irritarte la raja con sólo mirarte.

Sigue leyendo

Persiguiendo a Amy

Después de que un amigo me la recomendara por activa y por pasiva, aludiendo siempre al hecho de que es su película preferida e incluso habiéndomela regalado en dvd, saqué tiempo después de una comida copiosa y le dediqué la tarde relajado en el sofá a Persiguiendo a Amy.

Siendo sincero, esperaba otra cosa. Supongo que me condicionó haber visto previamente otras películas de Kevin Smith (Dogma, Clerks y Clerks 2).

Una historia surrealista cargada de dosis de humor y drama casi al mismo nivel, una búsqueda de sentimientos al límite y ante todo con muchas ganas de romper con los cánones establecidos en el amor.

Sigue leyendo